Vivienda unifamiliar en Gilet

fotoGilet

Integración en el paisaje

fotoGilet fotoGilet fotoGilet

Se trata de una vivienda de dos plantas que se integra en la fuerte pendiente del terreno. De esta manera, la vivienda se integra con el paisaje, desapareciendo casi en su totalidad.

Desde el exterior de la parcela solo se observa la primera planta de reducidas dimensiones que solo alberga un ascensor y un pequeño almacén, las estancias de la vivienda se desarrollan en la planta inferior. El impacto visual de la edificación es mínimo.

Las casas semienterradas aprovechan la inercia térmica del terreno tanto en invierno como en verano, amortiguando los cambios de temperatura exterior.

Orientación y comportamiento

fotoGilet

La planta de la vivienda es rectangular siendo las fachadas Norte y Sur las de mayor longitud.

La fachada Sur es la encargada de captar la radiación solar para climatizar la vivienda en invierno por lo que concentra una mayor superficie acristalada.

La fachada norte se encuentra semienterrada, y dispone de los huecos necesarios para iluminar y ventilar las estancias interiores.

Las fachadas Este y Oeste se encuentran semienterradas disponiendo de los huecos mínimos requeridos por el diseño y la distribución de la vivienda.

El desnivel de la parcela hace que podamos aprovechar el terreno y semienterrar estas fachadas aprovechando el comportamiento térmico del terreno. Además se aprovecha la pendiente y se construye un spa que reúne las condiciones optimas de temperatura.

Eficiencia energética

fotoGilet

La vivienda cuenta con una elevada inercia térmica gracias a la hoja interior del cerramiento de fachada, muro de hormigón armado de 25 cm de espesor, al sistema de cubierta ajardinada y a los cerramientos semienterrados.

El aislamiento térmico forma una envolvente continua disminuyendo al mínimo los puentes térmicos.

Comportamiento térmico estacional

En VERANO, cuando el sol alcanza su máxima inclinación, los aleros sombrean los acristalamientos de la fachada Sur, evitando la entrada de la radiación directa en la vivienda, lo que provocaría su recalentamiento.

En INVIERNO, cuando la inclinación del sol es inferior, los aleros dejan pasar la máxima radiación solar a través de los acristalamientos de la fachada Sur, climatizando la vivienda.

El objetivo es conseguir que en los meses más calurosos del año, julio y agosto, la entrada en la vivienda de la radiación solar directa sea nula, a la vez que, en los meses más fríos, enero y febrero, estos aleros no arrojen ninguna sombra sobre los ventanales captando la máxima radiación solar.

fotoGilet fotoGilet fotoGilet

Ficha

Arquitecto
Melchor Monleón
Arquitecto Técnico
Blanca Nieto
Constructor
Construcciones Mazati S.L
Comportamiento energético del edificio
programa Celeste 30,40 kWh/año.m2
Superficie construida vivienda
142,81 m2
Superficie construida vivienda
204,81 m2